La cautivadora historia de Naia, El esqueleto hallado en un cenote de Tulum

La cautivadora historia de Naia, El esqueleto hallado en un cenote de Tulum
Foto por: Paul Nicklen

Naia era solo una jovencita de 15 años cuando cayó en una cueva

Eduardo Cardos 28 de enero Arte y Cultura


¡Hola gente linda de TOP Yucatán!

 El día de hoy te venimos a hablar sobre una historia que impactó a muchas personas y científicos y es que para el 2007, un grupo de buzos profesionales iban a hacer un increíble hallazgo en uno de los cenotes que se hallan en Tulum.

Los científicos a cargo de esta expedición, iban a encontrar un cráneo y varios huesos de una persona que habitó el mundo hace miles de años.

Naia, es el nombre griego que le pusieron los buzos que la encontraron, su nombre significa “ninfa del agua” y en el 2007 fue hallada en una cueva subacuática de Tulum rodeada de varios animales ya extinguidos a más de 40 metros bajo el nivel del mar en un profundo cenote en el sistema de cuevas Sac Actun.

 

Foto por: INAH

 

Naia se calcula que tenía unos 15 años cuando se cayó en un hoyo hace aproximadamente 12.000 años, desde ese día los restos de su esqueleto iban a permanecer ocultos en esta cueva subacuática.

Pero en el 2007 un grupo de buzos exploradores la encontraron en lo que fue su tumba, este hallazgo iba a ser demasiado importante, ya que con esto se iba a poder comprender mejor los orígenes de los primeros pobladores del hemisferio occidental y la relación que tenían con los indígenas contemporáneos.

 De esta forma iba a nacer un proyecto dirigido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia mexicano (INAH) con apoyo de la Sociedad Geográfica Nacional de Estados Unidos el cual llamaron “el proyecto Hoyo Negro”.

 

 Esto sucedió cuando entraron a la cueva subacuática

Foto por: Roberto Chavez Arce

 

"No teníamos ni idea de lo que íbamos a encontrar cuando entramos en la cueva, es lo fascinante de bucear en una cueva, descendimos en una piscina de agua clara y cristalina y tras recorrer un túnel subacuático de alrededor de 1.55 km, llegamos a la cueva del tamaño de una "cancha profesional de baloncesto.

En el momento en que entramos en este sitio, supimos que era un lugar increíble. El suelo desapareció debajo de nosotros y no llegábamos a ver el otro lado, apuntamos con nuestras luces hacia abajo y hacia los lados, y todo lo que podíamos ver era oscuridad, sentimos como si nuestras poderosas linternas submarinas fueran absorbidas por este vacío, así que lo llamamos Hoyo Negro”

Relató Alberto Nava, quien fue parte del equipo de buceadores que descubrió Hoyo Negro.

 

Fue así como inició la travesía de este impresionante hallazgo en los cenotes de Tulum. El equipo incluía buceadores profesionales, arqueólogos y paleontólogos.

 

"Los buceadores espeleólogos tomaron cursos especializados para recoger información con fines arqueológicos, para registrar apropiadamente el contexto general, tomar muestras, medidas, fotos, videos, etc., y seguir con extremo cuidado todos los requerimientos de los expertos, a pesar de la complejidad y los peligros de la cueva en sí misma"

Explicó Pilar Luna.

 

Se cree que hubo un tiempo en que estas cuevas estaban secas, rondaban algunos animales y al menos más de una persona cayó en esta trampa mortal.

 Se encontraron esqueletos de animales, como un ocelote, un puma, perezosos gigantes y un tigre de diente de sable.

Foto por: INAH

 

Historia de Naia

Naia es uno de los esqueletos más antiguos actualmente descubiertos en el continente. Y es que no solo es el más antiguo, si no el qué más completo que se ha descubierto de más de 12.000 años, se recolectaron todos los huesos principales del cuerpo, el cráneo intacto y varios dientes.

Gracias a eso, la historia de Naia se pudo descubrir a partir de su ADN.

 Fue la primera vez que investigadores vinculan un esqueleto con las características faciales y del cráneo de un poblador americano primitivo o paleoamericano con el ADN relacionado con los cazadores-recolectores que cruzaron el puente terrestre de Bering desde el noreste de Asia hace aproximadamente entre 26,000 y 18,000 años.

 Lo extraño era que la forma del cráneo de Naia era diferente a la de los indígenas americanos modernos. Esto hizo que los científicos descubrieran que esos indígenas provenían de una población separada que pudo haber llegado desde la polinesia.

 

Foto por: INAH

 

El resultado de los estudios arrojaron lo siguiente:

 

- Naia tenía entre 15 y 17 años, medía poco más de metro y medio y pesaba aproximadamente 50 kilos

 

- Se cree que Naia llevaba consigo un tipo de linterna, pero no fue suficiente para que ella callera en el agujero

 

- A raíz de la caída Naia se fracturó la pelvis y falleció. Por lo que tuvo una tragico final

 

- Naia era una persona muy activa y su dieta no incluia muchas proteínas

 

- La adolescente Naia era una persona "escuálida" y su esqueleto estaba poco desarrollado, lo que reflejaba señales de desnutrición

 

Así pudo lucir Naia hace miles de años.

Foto por: INAH

 

El hallazgo de Naia sin duda es muy importante para comprender mejor los orígenes de los primeros pobladores del hemisferio occidental y su relación con los indígenas contemporáneos.

Sus restos son considerados como uno de los eslabones faltantes para confirmar que algunos nativos contemporáneos provenían de Asia y que cruzaron desde Siberia hacia el continente americano por la antigua Beringia que corresponde al Estrecho de Bering.

 

Eso es todo por hoy familia de TOP Yucatán, recuerda seguir nuestras redes sociales para encontrar Lo Mejor de Yucatán.

En nuestro Facebook encontrarás lo mejor del Turismo en Yucatán y en nuestro Instagram disfrutarás de la mejor galería y colección de fotos de la Península de Yucatán.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/05/140514_ciencia_naia_descubrimiento_hoyo_negro_mexico_np

Otras Notas

Lo último