El Pasaje de la Revolución, un punto fotográfico en Mérida

El Pasaje de la Revolución, un punto fotográfico en Mérida
Foto por: Anwar Vazquez

Un espacio céntrico para la cultura y el arte

Victor Mondragon 13 de junio Arte y Cultura


En 1916, las dos capillas del sur de la Catedral y parte del Palacio Episcopal y del antiguo Seminario de San Ildefonso, que estaban en la misma manzana, sobre la calle 58, se demolieron por orden de Alvarado para abrirlas a un andador peatonal. Este pasaje fue coronado a ambos extremos por sendos arcos, de estilo similar al renombrado Ateneo Peninsular, y se le cubrió con una techumbre de cristales sostenida por un entramado de metal. Durante algún tiempo el pasaje fue escenario de las actuaciones de la banda de música del gobierno de Alvarado, que interpretaba, sobre todo, piezas marciales.

En 1937, el Pasaje de la Revolución y sus dos arcos triunfales con las fechas 1915/1919, era escenario de ocasionales exposiciones ganaderas y campesinas. Sin embargo, el aparentemente tranquilo paso peatonal se convirtió en situación peligrosa cuando los vidrios del techo comenzaron a caer sobre los transeúntes. Así, no quedo más remedio que desmantelar el entramado de cristal, por amenazador e inseguro. En esos tiempos, ocupaban la parte alta del Ateneo varias oficinas federales y, en la planta baja locales rentados a casas comerciales.

Foto por : @geovany_red

Después sobrevino la inminente demolición de los arcos que sostenían la estructura metálica y que dejaron a la vía como un callejón desnudo y vacío, en la década de los 40. Algunos piensan que fue el proceso para retirar el entramado de metal lo que contribuyó al deterioro de los arcos, ya que debilitaron la estructura con la que fueron hechos. El Pasaje de la Revolución se utilizó como paradero de camiones urbanos desde 1959. En 1977, se clausuró el paradero, se pusieron arriates con arbustos y bancos y se trasladó allí el sitio de taxis de la Plaza Grande, junto con el de las combis que entran por la calle 58.

Entre las reformas durante la gestión municipal de Vicente Erosa Cámara, en 1948 el Cabildo aprobó que el pasaje llevara el nombre de Calle de la Revolución Gral. Salvador Alvarado hasta la fecha.

El Pasaje Revolución es un espacio representativo del pulso de la ciudad de Mérida y aporta su propia trascendencia en el amplio panorama cultural de la capital del Estado. Desde su ubicación, entre la Catedral y el Museo Fernando García Ponce-Macay, se erige como un punto estratégico y atractivo para difundir el arte y la cultura.

UBICACIÓN

Recuerda seguir nuestras redes sociales para encontrar Lo Mejor de Yucatán. En nuestro Facebook encontrarás lo mejor del Turismo en Yucatán y en nuestro Instagram encontrarás la mejor galería y colección de fotos de la Península de Yucatán.

Otras Notas

Lo último