La Historia del Antiguo Laboratorio Farmacéutico de Izamal

La Historia del Antiguo Laboratorio Farmacéutico de Izamal

La herbolaria maya y su evolución medicinal

David Torres 09 de julio Historia


Hola sean bienvenidos lectores de TOP Yucatán. Como muchos conocerán, la medicina herbolaria maya fue una de las más importantes en su época, pues los conocimientos y el uso que los antiguos mayas le daban a las hiervas, y a todo tipo de plantas y frutos, ha trascendido hasta nuestros tiempos. 

@gerardo_alonzo96

Es por eso que el médico norteamericano Geo F. Gaumer, impresionado por la medicina herbolaria en la región, decidió llegar a Yucatán, precisamente a Izamal, donde fundó unos laboratorios farmacéuticos llamados The Izamal Quimical Co.

En dicha firma laboraba su hijo George J. Gaumer y a su vez colaboraba junto con ellos el famoso Dr. norteamericano J. M. Gilkey el cual era dentista, y era el encargado de vender los productos en Mérida.

Desde mucho tiempo atrás en Yucatán ya se fabricaban productos medicinales, o que ayudaban a mantenerse saludable físicamente, entre esos productos encontramos el “bálsamo anacardino”, derivado del marañón. Dicho bálsamo fue invención del Lic. José Salvador Riera, a quien el 24 de junio de 1858, por decreto del gobierno del Estado le fue concedida una patente de exclusividad para la elaboración de este legendario producto.

También se tiene conocimiento del “Aguardiente Maravilloso Rivas Carrillo”, el cual claramente fue invención de Don Carlos H. Rivas Carrillo, él anunciaba y aseguraba que su producto era un “tónico preservativo y restaurador de la salud” que servía para "curar la debilidad de la sangre y las alteraciones de los nervios”.

Foto: Yucatán Pasado Glorioso

Dos productos que también eran muy demandados en esa época, era el aceite de Ramón que servía para las señoras que estaba amamantando y los polvos de la pepita de mamey que se usaban como “cosmético para el pelo”, así como los extractos de zarzaparrilla y los de zábila que hasta el día de hoy se continúan utilizando.

Años después tuvieron gran demanda, entre otros, el bálsamo Castro y el legendario Mentholatum, al que conocían como erróneamente como “Mertolatum”. Lamentablemente la vida de los laboratorios en Izamal fue muy corta pues fueron establecidos a finales de 1880 y únicamente subsistieron hasta los primeros años del Siglo XX.

¡Eso es todo por hoy gente linda de TOP Yucatán! Recuerda seguir nuestras redes sociales para encontrar Lo Mejor de Yucatán. En nuestro Facebook encontrarás lo mejor del Turismo en Yucatán y en nuestro Instagram disfrutarás de la mejor galería y colección de fotos de la Península de Yucatán.  

Fuente: https://www.meridadeyucatan.com/

Otras Notas

Lo último